Blog

ABSOLUT FATAL

Turrones, polvorones y champán: ¡que no falte de nada que estamos en diciembre! La dieta puede esperar a enero (algún motivo tenía que tener el mes para poder decir que tiene cuesta), y si engordo no pasa nada, que con tanto grupo de whatsapp salimos a cena por día.

¿Te suena esta situación verdad? Todos la hemos vivido y otro año más se repite la historia. El problema llega cuando ya nos hemos bebido hasta los floreros y de repente nos acordamos que tenemos que conducir. Eso sí es un marrón y de los gordos. Pocos son los valientes que deciden volver en taxi y regresar a por el coche el día siguiente, todos “controlan”.

Todavía nos queda un largo camino en la concienciación de las personas para que puedan valorar el riesgo al que se exponen si conducen con alcohol en el cuerpo. Por ello, aunque la tasa de alcoholemia permitida es de 0.25 mg/litro en aire espirado (0.15 mg/l para conductores nóveles), la tasa ideal será… 0.0!!!! Y es algo tan sencillo, que a veces se nos continúa olvidando.

En EEUU ya se han puesto en marcha y han creado un sistema integrado en los vehículos que mide el grado de alcoholemia del conductor en menos de un segundo. Y si has bebido…. ¡sorpresa!, el coche no arrancará. Este sistema utiliza dos sensores distintos (más vale prevenir que curar): uno se sitúa sobre el volante, y su misión es analizar el aire espirado del conductor con el fin de buscar etanol y detectar el nivel de alcohol de quien conduce; el segundo sensor utiliza el botón del encendido del coche (si es que el vehículo lo lleva) con el fin de detectar el grado de alcohol a través del tacto de la piel. Como habéis podido leer, es una herramienta súper útil para todos aquellos que todavía piensan que bebiendo una cucharada de aceite el nivel de alcoholemia se reduce de inmediato (os aseguramos que todavía hay gente que cree estas historias). 

La parte negativa, es que al ser un sistema desarrollado en los EEUU por ahora se implantará en ese país, y nosotros tardaremos todavía unos 8 años antes de poder utilizarlo. Por eso es tan importante concienciarnos de los efectos negativos del alcohol, no sólo por los puntos que nos puedan retirar (4 o 6, dependiendo del grado de alcoholemia que presentemos) o de la sanción económica que nos puedan aplicar, sino por nuestro propio bien y por el de los demás, pues tal y como dijo William Shakespeare “el alcohol provoca el deseo pero frustra la ejecución”.

El equipo de Carrió 3.0 os desea a todos unas muy felices fiestas, y os recuerda que lo importante en estas fechas es reunirse con la gente a la que queremos y disfrutar de los pequeños momentos, que en realidad son los más grandes. Por eso os deseamos de todo corazón que seáis conscientes de cada uno de vuestros actos y que una copa de vino no empañe cualquier momento de felicidad.


Felices Fiestas.
Autoescuela Carrió 3.0

Buscar