Blog

LA IMPORTANCIA DEL CASCO

     Hoy inauguramos nuestro blog y lo hacemos reflexionando sobre algo transcendental: la vida. Algunos dicen que es algo especial, otros que es un regalo que tenemos que aprovechar. Sin embargo a veces nos derrumbamos y son muchas las frases alentadoras que recibimos por parte de los que nos rodean o por parte de un tal Mr. Wonderful (ahora tan de moda). No obstante todos lo sabemos, la vida vale la pena. Entonces, ¿por qué hay gente que todavía cuestiona los elementos de seguridad en la conducción? Ciclistas o motoristas: aferraos al casco, ¡aferraos a la vida! 

La frase anterior queda muy bonita, pero… ¿cómo os convencemos de la utilidad y de la función real que tiene el casco? Podríamos empezar comentando que el 80% de los muertos en los vehículos de dos ruedas lo fueron por golpes en la cabeza. Y no sé por qué, pero tengo la sensación de que este dato sin algún ejemplo que nos conmueva, no va a surtir ningún efecto en nuestros lectores.  ¿Qué tal si hablamos de Michael Schumacher?

Están a punto de cumplirse casi dos años desde que el piloto alemán sufriera un accidente esquiando en los Alpes Franceses.  Si indagamos un poco más en el asunto, podríamos recordar que estuvo en coma durante seis meses y que finalmente, aunque salió del hospital, todavía continúa con su recuperación en casa. Sin embargo, son muchas fuentes las que aseguran que el deportista todavía no ha recuperado la movilidad o el habla.

Con toda esta  historia pretendemos remarcar que cuando el accidente se produjo, Michael llevaba el casco puesto e iba a velocidad reducida.  Ya podéis imaginar cómo hubiera podido acabar el piloto esquiando sin casco y a alta velocidad. Este caso nos da a entender lo necesario que este sistema de seguridad y que a veces, pese a u su uso, las consecuencias ante un posible accidente todavía pueden ser fatales.  

Parece ser que Shakira no tenía esto muy claro cuando durante el rodaje del videoclip Loca, decidió ir en moto y sin casco por la vía pública. Ahora, ella lo tenía decidido, cito textualmente “¿Pelo o casco? La decisión era simple. O me veía guapa con el pelo suelto o me ponía el casco.” Si finalmente se hubiera producido un accidente, seguro hubiera posado monísima en la ambulancia. Pero bueno, para ella ni la vida ni 400 euros de multa son importantes, va sobrada:  “pagaré  la multa de 400 euros, a ver si no me molestan más”.

 shakira

Por desgracia la industria cinematográfica tampoco se queda corta. Ponemos el ejemplo de la famosa película A tres metros sobre el cielo. Que quede claro que Mario Casas nos encanta, ¡pero es que se pasa toda la película conduciendo sin casco y sin camisa! Todos sabemos que es ficción, pero parece todo tan real… que el mensaje que nos transmite es que no hay ningún peligro si prescindimos del uso del casco.

mariocasas

Bueno, dejémonos de lamentaciones porque no todo es negativo: cada vez hay más plataformas y asociaciones que reivindican el uso de este dispositivo, la concienciación ciudadana se ve incrementada año tras año gracias a las campañas publicitarias que se llevan a cabo y lo más importante: se ha producido una mejora en la fabricación de los mismos (podemos contar con amplia gama de materiales y modelos que seleccionaremos en función de nuestras necesidades o del uso que le vayamos a dar). 

Por último, nos gustaría acabar este artículo exponiendo que cada casco es único, personal e intransferible, es decir, que si me voy con la moto de mi amig@ y él me lo deja porque yo no tengo... probablemente no sea el adecuado para mi cabeza (me puede venir grande o pequeño y con seguridad la calidad del mismo no será muy buena). Resultado: si el casco no es adecuado para mi cabeza...¡es como si no llevara casco! Y las consecuencias ante un posible accidente volverían a ser las mismas que hemos explicado anteriormente. Así que por vuestro bien... ¡aferraos al casco!, ¡aferraos a la vida!.

 

Buscar